¿El jamón serrano engorda? Te lo aclaramos Ya

Por: Gipselly Troya

En este artículo te vamos a contar si el jamón serrano engorda

Si quieres incluir en tu dieta un alimento que aporte a tu organismo proteínas, vitaminas, especialmente del grupo B y minerales como el zinc, calcio, fósforo, magnesio y hierro, pues no te queda más que sumar a tus comidas jamón serrano.

Un consejo como este puede parecerte, de entrada, todo un horror ya que son muchas las descalificaciones que el serrano ha recibido a lo largo de los años, pero es que se fundamenta en estudios que avalan el valor nutricional de dicho manjar.

En dichas investigaciones se deja bien en claro que es todo un mito que el jamón serrano engorda. Defienden esta afirmación al señalar que 100 gramos de este embutido contienen solo 160 calorías. Siendo así, si aún te preguntas si puedes tomar el jamón para adelgazar, sigue leyendo esta nota.

No es que, si lo consumes, engordas

Una cosa cierta, es que todo en exceso hace daño. Así que si deseas saber si ¿el jamón serrano engorda? Deberás saber que no es que el jamón engorde con solo consumirlo. En cambio, aunque cause sorpresa, se le considera altamente nutritivo y un alimento muy equilibrado si se compara con otros que podemos adquirir en el mercado.

Es bueno que sepas que el consumo de jamón serrano aporta nutrientes que son indispensables en nuestra vida. Además, su ingesta es beneficiosa por su alto contenido de hierro, remedio seguro para conjurar la anemia.

El jamón serrano aporta 30% de proteínas al organismo, además contiene aminoácidos esenciales. Los aminoácidos que forman las proteínas del serrano ayudan a que el organismo absorba de manera óptima el hierro de los alimentos vegetales, como los cereales o leguminosas, por lo que contribuye a que aumente el valor nutricional de la dieta.

Además, suministra 60% de ácidos grasos insaturados, conocidas como grasas de buena calidad como el oleico, por ejemplo. Este es un ácido graso monoinsaturado de la serie omega 9, que contienen los aceites vegetales como el aceite de oliva, cártamo, aguacate, etc. Este tipo de aceites ejercen una acción beneficiosa en los vasos sanguíneos reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Repetimos: el jamón serrano es rico en vitamina E y es antioxidante. Si es consumido con tomate, ello eleva estas propiedades. Ratificamos, el jamón ofrece además otras vitaminas como B1, B6, B12 y ácido fólico, todas excelentes para el sistema nervioso y óptimo para el buen funcionamiento de sistema neuronal, el cerebro.

Insistimos, es rico en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, hierro y fósforo, todo un tesoro para nuestro organismo. Recuerda además que el jamón serrano no engorda y es fundamental para el sistema inmunológico, así como para el crecimiento en niños y adolescentes

jamon para perder peso

Así son los jamones

De por sí el Jamón es fuente de proteínas de alto valor biológico, aporta minerales y vitaminas indispensables para nuestro organismo, con un perfil lipídico equilibrado y moderado en calorías, por ello el jamón serrano del que nos ocupamos en este artículo no queda fuera de tal beneficio.

Para tu conocimiento, por su gran contenido en vitamina B1, el consumo del jamón es muy bueno para superar el estrés y la ansiedad. Esta es una información medicamente comprobada.

El jamón es una carne rica en vitamina B1 o tiamina, por tanto, se recomienda su ingesta en periodos de lactancia o de convalecencia, es decir, cuando sufrimos un elevado desgaste de esta vitamina.

Como se sabe, el Jamón Serrano no requiere de previa cocción antes de su consumo, ello lo convierte en un certero aliado de la alimentación saludable. Este producto nos suministra nutrientes esenciales, para el organismo de rápida y eficazmente, como ya dijimos, proteínas de alto valor biológico y vitaminas y minerales esenciales.
El jamón es pobre en colágeno debido a su proceso de maduración y por la actuación de proteasas.

El Jamón es además un alimento de fácil digestibilidad, ya que es pobre en colágeno por su proceso de maduración y la actuación de proteasas que son enzimas que dividen las proteínas en aminoácidos. Esto genera que nuestro aparato digestivo puede asimilarlos con mayor facilidad.

¿el jamón serrano engorda?

¿El jamón serrano engorda?

Si te interesa saber si ¿el jamón serrano engorda? Entérate de que si comparas 100 gramos de jamón serrano con la misma cantidad de carne de conejo, tenemos que el apetitoso jamón serrano cuenta con 10,99 gramos de proteínas más que el saludable y recomendado conejo. Es así, por cuanto el serrano contiene 21,37 grs de proteínas y el conejo 10,38 grs de este nutriente esencial.

Si vamos al aporte de vitaminas, tenemos que el jamón serrano aporta 2,30 mg de hierro, mientras que la carne de conejo 1,50 mg. Y si del colesterol se trata, mayor cantidad suministran los 100mg de conejo (71,90 mg), que la misma cantidad de jamón serrano (70,90 mg).

Estos datos varían, sin embargo, se debe recordar que los valores nutricionales dependen del tipo de alimento y la preparación. Ojo, cocinar los alimentos puede modificar estos valores.

Si tomamos en consideración lo anteriormente planteado, entonces podemos ratificar que no es cierto que el jamón serrano produzca colesterol, esto ocurre además porque en este alimento, como ya lo hemos planteado, predominan los ácidos grasos insaturados, fundamentalmente el ácido oleico.

Este alimento ayuda, por tanto, a la regulación de nuestros niveles de colesterol, eleva el colesterol “bueno” (HDL) y disminuyendo el “malo” (LDL). Y además, protege el corazón.

También es absolutamente falso que el jamón serrano engorda. No se puede decir que un alimento engorda así, directamente. La cantidad del alimento que integra la ingesta es un elemento determinante.

jamon con esparragos en ensalada

Curiosidades del Jamón serrano

Cuando hablamos de ¿si el jamón serrano engorda? Recuerda que no nos estamos refiriendo a una raza de cerdo ni a una calidad específica de jamón. Este embutido es serrano porque es curado en clima de sierra frío y seco.

Este manjar gastronómico típico de España, procede de un cerdo blanco (no ibérico) cuyas razas, según especifican los entendidos en la materia, pueden ser Duroc, Pietrain, Landrace o Large white.

Su cría se realiza de manera extensiva, es decir, en grandes terrenos o bien crecen en un establo. Y su alimentación es a base de piensos. Estos es una sustancia o producto, incluidos los aditivos, destinado a la alimentación por vía oral de los animales, transformado entera o parcialmente o no.

La forma de elaboración del jamón serano es exactamente la misma desde hace siglos, es decir: salazón, secado y maduración. El jamón serrano tiene dos denominaciones de origen que son: Jamón de Teruel y el Jamón de Trévelez.

Se presenta con tres calidades definidas en función de su proceso de elaboración: Jamón de BODEGA, este se somete de nueve meses a un año de curación. El Jamón RESERVA, dicho proceso se prolonga de 12 a 15 meses y el Jamón GRAN RESERVA supera los 15 meses en la etapa de curación.

El jamón serrano no engorda y es carne magra

El jamón serrano es carne bastante magra. Tiene un color rosáceo homogéneo y menos calorías y menos grasa que el jamón ibérico, pero también tiene menos proteínas de excelente calidad. Es algo más salado, porque tiene un porcentaje superior de sodio que el jamón ibérico.

Definitivamente el aumentar de peso no debe ser la principal preocupación a la hora de consumir el jamón serrano. Por lo que puedes estar segura de consumirlo si te preguntas ¿si el jamón serrano engorda? Y es que hemos probado que, si se ingiere sin estridencias, no genera un incremento en el peso como se sostuvo durante tanto tiempo.

Quizás el único problema real que podemos adosarle al jamón serrano es su aporte de sal, y este se puede presentar para las personas que sufren de hipertensión. En estos casos, es mejor seguir las recomendaciones del médico que te asiste, pero en el resto de los casos, lo único que puedes encontrar en este jamón, son beneficios nutricionales.

Defendemos así el consumo de jamón serrano sin miedo a engordar. Si te estás cuidando con la comida para quitar esos kilos de más, yo no tienes que temer al jamón, al contrario, puedes añadirlo a tus ensaladas y así no sentirás que te estás privando de algo, que al fin y al cabo es lo que hace fracasar muchas dietas. Espero que ya tengas bastante claro si el jamón serrano engorda.

otro hombre cortando jamon

Para comerlo mejor

Las personas que no ingieren jamón serrano por el terror a engordar y ya demostramos con sobrados argumentos, que no hay nada que temer. Por esta razón, vamos a suministrarte algunas recetas para que te comas con más gusto este beneficioso y nutritivo alimento:

Salmonetes asados con jamón serrano

Este plato tiene un tiempo de preparación de 40 minutos. Aporta 376 kcal por ración.

¿Cuáles son los ingredientes?

• 8 salmonetes
• 300 g de tirabeques
• 2 cebolletas (es una cebolla común que se arranca cuando todavía esta tierna)
• 1 pimiento rojo
• 50 g de jamón serrano en tacos
• 1 limón
• 1 manojo de perejil
• Piñones
• Aceite, sal y harina

¿Cómo lo preparas?

Limpia los salmonetes y rellena su vientre con gajos pelados de limón, enharínalos y dóralos vuelta y vuelta en una sartén con algo de aceite. Reservar.

Luego añade a la sartén las cebolletas y el pimiento rojo picaditos, el jamón, los tirabeques hervidos y el perejil. Sazónalos ligeramente.
Reparte el salteado en cuatro porciones de papel vegetal. Incorpora dos salmonetes y cierra el papel. Hornéalos por 10 minutos a 180 -C. Retira el papel, agrega los piñones y sírvelo caliente. En verdad es delicioso.

Allí te va otra exquisita, nutritiva y ligera receta.

Setas a la plancha con jamón serrano

Para esta nutritiva receta necesitamos 220 gr. de setas (hongos comestibles).
220 gr. de jamón serrano.
Sal gruesa. Aceite de Oliva y pimienta recién molida.

Para prepararla, colocamos las setas en un plato, rociamos sobre ellas sal y aceite de oliva al gusto para dejarlas macerar.
En cuanto al jamón serrano colocamos la cantidad prevista en un plato y lo colocamos a sudar en un refrigerador durante 15 minutos.
En un sartén asamos las setas con el aceite de oliva que usamos para la maceración. Luego colocamos las setas y el jamón serrano en un plato para servirlo.

Jamón serrano relleno

Te chuparás los dedos, literalmente, con esta receta. Toma nota:
Se trata de lonchas de jamón rellenas con patatas panaderas y champiñones salteados con ajo, se calienta en el horno y queda listo para que los comensales alaben de por vida, tu pericia culinaria. Déjanos explicarte.

¿Cuáles son los ingredientes que necesitas para 4 raciones?
• 16 lonchas grandes de jamón serrano
• 4 patatas medianas
• 1 cebolla
• 1 pimiento verde
• 2 dientes ajo
• 1/2 kg champiñones
• Aceite y sal

¿Cómo se hace?

El tiempo de cocción es de 30 minutos. Pela las patatas y córtalas en lonchas finas. Con las patatas, el pimiento en tiras, la cebolla en juliana y un ajo, prepara unas patatas panaderas friéndolo todo junto en aceite de oliva.

Mientras limpias los champiñones y los cortas en láminas y salteas con el otro diente de ajo, sazónalas y cuando estén listos, añádelos a las patatas panaderas.

Pon la mitad de las lonchas de jamón en una fuente para horno, encima pon las patatas panaderas y los champiñones bien escurridos de aceite y cúbrelos con la otra mitad de las lonchas de jamón.

Métela en el horno a 200º durante 3 minutos para que se temple el jamón y ¡a comer!

hombre cortando jamon

De fórmulas para no coger peso con jamón serrano

Imaginen que están tan equivocados quienes afirman que el jamón serrano engorda, que hay también recetas para no engordar que llevan consigo, como ingrediente principal, esta deliciosa carne.

Allí te van algunos de estos consejos:
Permítannos referirnos a la nutricionista Terica Uriol, ella ideó la “dieta del bocadillo”, y confesó que su bocadillo estrella es el del jamón español. Ella aconseja quitarle la grasa.

Asegura que agregar a los bocadillos con jamón serrano tomate, lechuga, cebolla y otras verduras, nos garantizan un alimento repleto de fibra y vitaminas que nos alimenta y no nos sumará peso.

Recuerda Uriol que son las grasas saturadas las que nos hacen engordar, y ciertamente, como dijimos antes, el jamón no las contiene.
Esperamos que toda esta información haya sido de utilidad. Come serrano en la cantidad y periodicidad justas. ¡No te arrepentirás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *