10 alimentos con azúcar oculto, que te están haciendo engordar

Por: Rafa Doblas

Hay tantos productos con azúcar que se ha convertido en algo difícil de evitar. Hay pasillos enteros del supermercado en los que cada producto lleva una generosa dosis de azúcar.

Y recuerda que el azúcar tiene muchos «sinónimos». Otras formas que la industria alimentaria tiene para denominar al azúcar, y que hace que pase desapercibido: Dextrosa, Glucosa, Fructosa, Sirope de Maíz, Lactosa, Sacarosa, Azúcar Invertida

No todos esos son exactamente iguales, pero todos son igualmente malos.

Si prefieres verlo en un video que hemos hecho en lugar de leerlo, puedes verlo aquí:

1. Embutidos

Este no te lo esperabas ¿verdad? Muchos de los embutidos en el supermercado llevan azúcar en forma de lactosa. Realmente lo hacen por que usan la lactosa para conservar el embutido.

Pero no es absolutamente necesario, y los embutidos caseros no lo llevan. E igualmente, se puede encontrar embutido sin azúcar.

No lleva demasiado, pero si puedes evitarlo ¿por qué no hacerlo?

azucar en los embutidos

2. Salsas asiáticas

Sobre todo, la salsa agridulce. Fíjate en los ingredientes. En la mayoría de países del mundo están obligados a poner los ingredientes en orden: Los más predominantes, primero. En casi todas las salsas asiáticas el Azúcar es uno de los tres primeros ingredientes. Además, si miras el cuadro de información nutricional, a menudo aparece que tienen más de 50 gramos por cada 100 gramos. Es decir, más de la mitad, es azúcar.

3. Bebidas deportivas

Una forma muy fácil de confundirte. Algo para deportistas debería ser sano ¿verdad? La realidad es que las bebidas deportivas como el Aquarius, Powerade, y otras bebidas isotónicas tienen muchísimo azúcar.

Recordemos que el azúcar es un carbohidrato de rápida absorción. Y aunque para ciertos deportistas de élite, en ciertas condiciones, puede ser recomendable tomar azúcar, para el 99% de la población no lo es. Ni siquiera después de hacer deporte.

4. Fruta en lata

Las frutas contienen azúcar de manera natural. Pero la fruta en conserva a menudo usa el almíbar. El almíbar no deja de ser un líquido hecho de agua y azúcar.

En el proceso de enlatar, se puede perder gran parte de algunas vitaminas que no resisten el calor a las que se somete la fruta.

Por tanto, la fruta en almíbar no deja de ser una chuchería, una golosina y no fruta. No conserva todas las propiedades de la fruta, y además posee mucha azúcar libre. No es una alternativa a la fruta fresca.

5. Judías en Lata

Sobre todo, las Heinz. Nadie pensaría que hay azúcar en las latas de judías, ¿verdad? Una lata chica de judías Heinz tiene 20 gramos de azúcar.

No es la primera vez que Heinz usa malas prácticas y manipula publicidad. Ya le obligaron a cambiarse el nombre, de «Baked Beans» a «Beanz». Porque no eran realmente «baked» (horneadas). Además, la empresa comentó que no son aptas para veganos.

6. Batidos

Todos llevan azúcar. Porque los batidos nunca son simplemente de leche. Siempre llevan algo más. Saborizantes artificiales.

Y entre esos ingredientes añadidos siempre podemos encontrar azúcar.

La leche en sí no es ningún problema. La leche es una bebida muy nutritiva que es fuente de nutrientes fantásticos para la salud de los huesos, como el calcio o proteínas. Y el azúcar que trae la leche natural (lactosa) no es un problema según la Organización Mundial de la Salud.

Pero el azúcar de los batidos no es sano.

7. Cereales con fibra o muesli

Los cereales de desayuno a menudo tienen azúcar. Incluso los que se promocionan por su fibra. Porque hasta hace poco, el enemigo de las dietas era la grasa.

Y bueno, con esa excusa, no hay problema en añadir azúcar. Pero ya sabemos que el azúcar no es saludable. Y por tanto tampoco lo es en los cereales o el muesli.

Además, este es un producto que rara vez se toma ocasionalmente. Lo habitual es que, si lo tomas, lo tomes todos los días.

Y si te asombra que puedas encontrar azúcar en los cereales que se anuncian como «saludables», imagínate en los cereales que se promocionan para niños.

Por favor, empieza a mirar las etiquetas, y ver cuantos gramos de azúcar tienen los cereales.

8. Cafés aromatizados

Ahora están muy de moda. Pero esta bebida puede esconder bastante azúcar. Los cafés de Starbucks tienen unas cantidades de azúcar gigantes.

El café Mocca Blanco Venti, con sirope de chocolate y nata, tiene la no desdeñable cantidad de 80 gramos. Ya sabes que, según la Organización Mundial de la Salud, lo mejor es que tomemos menos de 25 gramos.

Pero este café, tiene más del triple.

9. Zumos de frutas

Casi todos los zumos de fruta tienen azúcar añadido. Los zumos con leche, todos.

Pero el problema con los zumos es mucho más profundo. Porque, incluso si no tienen azúcar añadido, no los deberíamos tomar. Incluso los zumos caseros.

Lo dice la Organización Mundial de la Salud en este documento. La OMS sitúa al azúcar de los zumos caseros a la misma altura de los azúcares añadidos. Lo denomina «azúcar libre».

Para resumir: El azúcar tomado de la fruta a bocados SÍ. El azúcar tomado de zumos, miel, siropes… NO.

10. Condimento para pasta

El típico bote de salsa Boloñesa para abrir y echarlo directamente a los espaguetis. Casi siempre tienen azúcar añadido. Según la forma de pensar de la industria alimentaria: el azúcar es muy barato y si podemos meter unos cuantos gramos de azúcar, pues nos ahorramos unos gramos de tomate y carne.

Y por si fuera poco, a los clientes parece gustarle. Todos son ventajas.

Pero no te quedes solo en la salsa Boloñesa, míralos todos. Y te vas a sorprender.

Entonces… ¿qué como?

Comida. Deberías comer comida. Toda la que quieras. Comida real. Frutas, verduras, carne, pescado, leche, frutos secos, legumbres, tubérculos…

Como he dicho, el azúcar de las frutas a bocados no es un problema. Pero asegúrate de tomarlo con toda la fibra que trae la fruta.

Y si cocinas, cocínalo tú mismo. Hay miles de recetas muy fáciles de hacer que no necesitan de ninguna preparación. Y que puede hacer cualquiera, aunque su habilidad para cocinar sea mínima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *